(La primera parte aquí)

Antes que nada, quiero dejar en claro que aún no he visto ninguna de las películas de la primera parte. Sí, ya sé que a ustedes les preocupa mucho si las veo o no, por eso, escribo ésta lista que concluye aquello iniciado hace 7 meses.

13 – Splice

Sarah Polley siempre se me ha figurado como la jevita de la primaria que en el salón de clases se sienta hasta atrás, es bastate reservada y por ende, callada. Usa unos lentes realmente feos. En el recreo no se junta con nadie. En la salida su mamá va por ella pero nunca le compra nada de nada, ni chicharrones ni el clásico Pau-Pau congelado. Es un poco nerd, se la pasa leyendo y estudiando, pero a veces reprueba a pesar de haberle dedicado varias horas al repaso de apuntes. De las que no va al convivio del 14 de febrero quién sabe por qué. De las que no van a las excursiones. Pero de repente un día, casi por arte de magia, se quita los lentes, deja los libros a un lado y ósom, es la mujer más hermosa que hayas visto a tu corta edad y durante todo el tiempo que hayas cursado la primaria. La haces tu novia un mes antes de salir de 6º grado y entonces, después de la graduación, no la vuelves a ver jamás. O sea que sí, quiero ver Splice.

14 – Karate Kid

No sé por qué no la vi cuando estuvo en las salas de cine a pesar de tener muchas ganas de hacerlo. Una de esa tardes, mientras realizaba una de mis comunes excursiones que comprenden el recorrido La Villa-Naucalpan, en el camión, el chofer la traía puesta en las pantallas y simplemente me limité a prestar atención en la parte de los madrazos finales. Y están bien violentitos y divertidos. ¿Hay algo más que deba ver o ya la dejo por la paz?

15 – The Twilight Saga: Eclipse

Yo creo que una película que trata sobre vampiros y hombres lobo debe de ser enteramente de putazos. Pero bueno, ese soy yo y hay quienes buscan otra cosa, yo respeto. Un día vi el inicio por accidente y si, no mamen, es una basura, hasta pensé que era una broma. Kristen Stewart está cumshoterita y escuchar a Metric en el fondo deben nivelar las cosas. Tampoco he visto la 2.

16 – Inception

Si hay una cosa que más odio sobre que la gente se ponga pendeja cuando llueve, esa debe ser el hype. Y más cuando se trata de una película. Sí, lo sé, es parte de la publicidad y el marketing actual y que la forma de librarse de éste es imposible, pero no jodan. A mí me gusta el hype del otro, del mamón, de ese que hace J.J. Abrams y Zack Snyder, que de entrada ya sabes que seguro será una tontería, pero divertida. No del pretencioso. Tal vez me equivoque, pero de eso a que Christopher Nolan sea considerado el nuevo Stanley Kubrick se me hace una terrible idiotez. Disculpen, pero así es como soy.

17 – Spoken Word

Jajaja, no yo sé por qué quiero ver esto. Se me hizo llamativo el nombre, nada más. Y además sale Kuno Becker. Otra vez, jajajá.

18 – The Expendables

La promesa de Sylvester Stallone de revivir esas películas de serie B ochenteras se cumplió, o por lo menos eso leí. Además, la idea de ver madrazos en pantalla por parte de Mike Rourke, Jet Li, Jason Statham y los otros, (jé) me emociona porque soy del tipo de güey imaduro que se entretiene con películas de acción estúpidas. Dirigida por Rocky, ¿que más podría esperar? La diversión es garantizada.

19 – Legend of the Guardians: The Owls of Ga’Hoole

No, no es cierto, no la quiero ver. Sólo es morbo porque la dirige Zack Snyder. Pero creo que ni eso.

20 – The Last Exorcism

Hasta donde entendí, es un mockumentary. Ya en numerosas ocasiones he mencionado que ese tipo de películas son de mis preferidas, sea del género que sea. La combinación de una historia ficticia, dotándola de una fórmula que lo que sucede en pantalla haga que parezca verdaderamente real, me intriga y me llena de una adrenalina inexplicable. De esta en particular sólo leí cosas negativas, pero sin lugar a duda la veré en cuanto se presente la oportunidad. Les doy el chance de que cuando venga y les diga “El Última Exorcismo es una mierda” (tal y como pasó con Paranormal Activity) me digan “por pendejo, quién te manda”. Otra cosa que tal vez me impida verla, es que Eli Roth nunca me ha parecido bueno detrás de pantalla, y en esta, funge como productor. A ver como me va.

21 – Resident Evil 4: Afterlife

Jamás me ha parecido que la adaptación de mi serie favorita de videojuegos fuese buena. Con la que tuve un grado extremo de hype fue con Resident Evil 2: Apocalypse y terminé odiandola. Ni el fanservice, ni la buenez de Milla ayudó. Tal vez la de Sienna Guillory como Jill Valentine sí. Y Nemesis, apesar de los kilos de látex de los que estaba formado. Lo sé, soy una bola de contradicciones. Esta la quiero ver porque, entre otras cosas, el look de Milla se ve de huevos y en lo personal, es el mejor de las 3 películas. El 3D fue algo que me hizo no querer ir a verla en el cine y darle mi dinero los estudios malévolos para que sigan produciendo cintas en ese formato. Y seguramente eso le quitará el sueño a las mentes dueñas de Sony Pictures.

22 – Skyline

Invasiones extraterrestre, abducciones, destrucción, cielos nublados, naves espaciales y seguramente, una que otra jeva chidilla. ¿Que podría estar mal? 94 minutos de diversión. ¿O me equivoco? Díganme la verdad. ¿A caso soy muy ingenuo?

23.- Jackass 3D

Soy una persona simple, son gustos simples. Me gusta Jackass, tanto como Los totalmente nuevos videos divertidos de Animal Planet aunque Keegan-Michael Key me cague. No creo que esto necesite más justificación.

24 – Monsters

Cinta que trata acerca de que hubiese pasado o pasará cuando los extraterrestre decidan caernos y el hermoso y renombrado México sea las vea más negras por tomar al país como estacionamiento. Quiero ver si los extraterrestre se burlan de los ciudadanos del país tal y como los cuates de Top Gear. Por que eso sí, los extraterrestres ni conocen el pedo, mejor que ni hablen del pedo, oigan. Que poco hábiles se vieron esos cuates aterrizando al norte de México. Jé.

25 – Easy A

Sale Emma Stone.

26 – The Chronicles of Narnia: The Voyage of the Dawn Treader

La primera me pareció bien divertida debido a los madrazos entre criaturas fantásticas y animales. La segunda fue una mierda. Anna Popplewell es como la jeva con la que andaría dos meses. Y eso es suficiente. Aunque su duración me parece un poco excesiva, pero le daré la oportunidad.

Eso es todo, películas como Megamente no figuran aquí porque de verdad no las quiero ver. Y ya. Sean felices y vayan al cine.


Anuncios

Esto lo publiqué originalmente el 26 de agosto de 2010 acá).

Ay sí, pues como todos escriben acerca de las películas que ya vieron, pues yo no. Lo haré de las que no he visto y quiero ver, con su respectiva y supuesta justificación.

1 – The Book Of Eli


La verdad es que sí la vi, pero sólo como la primera hora o algo. Una cosa que me llamó la atención desde que vi los avances fue la fotografía en donde, a pesar de que el sol esté a su máximo esplendor, todo se ve oscuro. Já. En fin, yo creí que la historia era de un libro de una jeva bien buena que… bueno, nada. Pero siendo sincero, me aburrió. Tiene cositas buenas como lo de matar bandidos a machetazos y, creo que nada más. Si tiene algo más chingoncito, pues díganme y la vuelvo a ver.

2 – Legion



Madres. Si no me equivoco, el primer trailer fue mostrado en la Comic-Con del año pasado, leí la reseña y me emocioné. La idea sonaba de huevos: una legión de ángeles que vienen a romperle su madre a los humanos como parte del apocalipsis y uno de ellos (el rebeldito, pues), decide ayudar a un grupo de personas a sobrevivir equipandose con un buen arsenal, lo que prometía ver unos buenos golpes en la pantalla. Y ahí voy de güey a ver el trailer y oh!, decepción. Hasta el avance por sí solito me dio flojera. Qué lástima.

3 – From Paris With Love


Esta sí me dio flojera desde que escuché el nombre. El nombre “John Travolta” le agregó 3 puntos extra de pereza. Además, me tocó hacer la ficha técnica de… ejém.

4 – The Wolfman


La primera razón por la que no la vi, fue Anthony Hopkins. Me cae mal ese viejito. Ya debería de dejar de hacer películas. Ni es bueno, ni es cagado, ni nada. La segunda razón, fue porque mi hermano sí la vio. Ese güey estará muy pendejo, pero al parecer sí le he enseñado bien (aprendió del mejor) a identificar cuando una película es buena o no.

5 – Shutter Island


Esta sí la quiero ver. Aunque debo confesar que debido a mis pedos “disquepersonales”, se me ha dificultado últimamente poder permanecer sentado más de 30 minutos seguidos. Ya la tengo. Además, es Martin Scorsese dirigiendo nuevamente a Leo. Y ya.

6 – Green Zone


¿Qué pedo conmigo? Siendo Paul Greengrass uno de mis directores favoritos, no la vi en cine. Al parecer, ese fin de semana estaban en cartelera también Iron Man 2 y Encabronamiento de Titanes. Y también estaba de vacaciones. Ok, ya recordé por qué no la vi. 😦

7 – How to Train Your Dragon


Fácil, no la vi nada más porque es de DreamWorks. Creo que la última película que disfruté de ellos fue la película de Wallace & Gromit y ni siqueira es totalmente de ellos, es una co-producción con los estudios Aardman. La mayoría de la gente me dijo que sí estaba bien bonita, pero no, gracias.

8 – Date Night


No la vi por la misma razón que no vi Green Zone (no, no la diré), pero ahora que la tengo, es prioridad verla. Steve Carell es muy cagado y cuando vi el poster en Cinépolis Hollywood, la carita de Tina Fey se me hizo muy cumshoterita. Seguro me la pasaré bomba.

9 – The Losers


Amm, no, esta de plano ni sé por qué no la vi. Y yo tan hypeado que estaba.

10 – Robin Hood


Tampoco recuerdo por qué no la vi, pero para no copiar a la película anteriro, diré que ese fin de semana tenía mucha tarea patrocinada por el ente y yo no acostumbro ver una película después de 4 días de su estreno. Lo siento.

11 – Shrek Forever After


Creo que el punto ya quedó claro. Punto extra por el doblaje en las salas de cine.

12 – Prince Of Persia: The Sands Of Time


Nunca fui fan del videojuego. Prefiero God Of War. ¿Por qué habría yo de querer ver esto?

Y ya. Últimamente he ido menos al cine que los 6 meses anteriores juntos, así que la lista crecerá mucho más.

Pues este desmadrito llamado “Licenciatura en Ciencias de Comunicación” termina, no sé si afortunadamente o desafortunadamente, el próximo 17 de diciembre. O sea, haciendo una ecuación como de 3º grado, significa que en exactamente dentro de 2 semanas estaré muy ebrio precisamente a esta hora.

Pero bueh, ese no es el punto de este post. El tema es acerca de la “1ra. Semana de la Comunicación” en la Universidad del Distrito Federal, lugar donde he estado estudiando los últimos 3 años. Les voy a ser honesto: yo estaba extremadamente escéptico acerca de los resultados de la misma, ya saben, ver cosas bastante comunes y nada de innovación. ¡Oh! sorpresa. Y fue de aquellos de quienes, si yo podía esperar cualquier cosa, se pudo ver algo que hace mostrar que no todo está tan mal.

Por muchos factores, la Universidad no tiene (o tuvo) los recursos suficientes como para tener a sus previas generaciones (actualmente hay 9º, 7º, creo que tendría que haber 6º, pero desapareció antes de llegar a ese nivel, y 4º cuatrimestre) “contentas” en cuanto a los materiales necesarios para poder ejecutar de manera correcta los planes de estudio de cada materia. Naturalmente, el mejoramiento es gradual y evolutivo, los de 9no. más jodidos, los de 7º un poco menos y así sucesivamente.

Creo que este espacio ya no esta como para quejidos o lloriqueos, la verdad es que eso no resuelve nada, es una mamada y no es más que puro argüendeo. Hablo por mí: si no se pudo, ni modo. Ya tendré el tiempo (y espero sea muy pronto) para poder hacer lo que yo quiera en cuanto a mí (uy, sí) vida profesional. Ya no estoy para proyectos universitarios y eso no es malo, simplemente es una etapa y en algún momento tenía que acabar. Si existieron las oportunidades o no, eso qué. Iba a tener un fin y eso lo sabíamos todos.

A pesar de eso, no todo es apocalíptico. Hoy por lo menos sé que el proyecto de radio que se inicia (que pronto les haré saber más de eso, ya saben, la promoción), queda en buenas manos. Y no sólo radio, sino el sin fin de contenido que se podrá crear en esta herramienta llamada “interné”.

Aunque nos cueste (o más bien, me cueste) creerlo, sí, sí hay gente creativita allá afuera que aún se toma en serio las cosas. La única parte difícil, es no darles la espalda, para que entonces, no les sea tan difícil superar aquellas barreras con las que se vayan a topar. Digo esto porque de que habrá vergazos, habrá, pero es culero cuando te encuentras con ellos y chín, no hay NADIE que te respalde. NADIE. De ninguna forma. Y eso es feo. Puedes observar como, no sólo tú, si no gente en la que crees, cae junto a ti. Y así de sencillo, te encuentras ante dos vertientes: pasar a ser parte de los psudo-comunicadores que hay, joderte y alinearte una vez más ante el sistema (suena mamón, lo sé, pero así es) ó, la de conservar tus ideales y defender tus pensamientos en cuanto a que no todo en los medios de comunicación está jodido. Al puro estilo darwinesco: evolucionar o morir.

Prefiero la segunda. Jé. Pero por lo menos estoy tranquilo de que las generaciones futuras (jajaja) podrán salir adelante. Por lo menos y en específico, aquella generación que esperemos termine la carrera el 17 de agosto de 2013 o algo. Me refiero a la que hoy en día cursa el 1er. cuatrimestre, por sí no me expliqué.

Por que de ahí en fuera,el grupo de 9º (donde yo estoy), el de 7º sin lugar a duda y por igual TODOS sus intregrantes, y de los de 4º tal vez no todos pero sí la mayoría, uf. No hay nada. No trascenderemos. No por lo menos con lo que hemos hecho hasta ahora. Somos una mamada, tal cual. Pura porquería. Nada de innovación. Nada de esfuerzo. Nada de ganas. Un poco de ímpetu y un chingo de hueva. La ignorancia en estado puro. El conformismo en su máxima expresión.

Trabajos a medias y de esos de “pues no’más lo entrego porque tengo que, no porque quiera”. Tareas al ahí se va. Carteles mal hechos, que digo mal hechos, culeros en verdad y una verdadera falta de respeto a lo que es el diseño (en serio, Photoshop no está tan cabrón. Y si lo creen así, hay internet y ahí hay tutoriales. Existe algo llamado Google). Luchas constantes por un número, no por el conocimiento. Pedas y pedas pero nada de aportación a absolutamente nada. Chicas fresas. Güeyes feos y pretenciosos. La misma mierda de siempre. Chicas bonitas pero con un coeficiente intelectual de -50. Güeyes, como diría Daniel, guapos, pero pendejos. Chicas bonitas e inteligentes, tristemente jodidas por no sé qué problemas personales que nada más no quieren exorcizar. Disque porque así les gusta estar, o sea, deprimidas. Güeyes pretenciosos, feos, pseudo-alternativos, disque bien machos, pero bien putos al mismo tiempo, reprimidos tal vez y llenos de introversión. La jodida introversión. Ese fantasma de las navidades no pasadas, si no que joderá a las futuras. Güeyes deprimidos y bipolares. Pendejos. Están donde quieren estar.

Sólo espero que los cabroncitos que hoy presentaron algo chingón, no se vuelvan pronto como ese tipo de ser que acabo de describir. No lo merecen. Lo tienen. Que no lo olviden.

Hater, me llamarán, pero nieguen esto, anden:

Si estos son (o tal vez somos) el futuro de la comunicación en México, que jodidos estamos.

Prefiero dedicarme a algo que me gusta y morir de hambre, no sé, en los próximos tres años. O tal vez menos.

Me atacó un enorme dolor de estómago lejos de casa. Por ende, tuve que entrar a un WalMart desconocido. De verdad y con todo el corazón, espero que la secuela de Kung Fu Panda sea una enorme mierda. Dreamworks sólo sabe hacer cintas donde el término “antropomorfización” se desgasta hasta el punto de poner a osos pandas a pelear una arte marcial oriental (otra vez). ¿Qué sigue? ¿cerdos patrullando la ciudad? ¿leones sintiendose monarcas?… meh, mejor hago un post muy aparte sobre eso. Ver Scott Pilgrim Vs.  The World en la sala de cine fue todo un WIN. :O Hoy se estrena Machete, ¿verdad?. Cancelaron la Play Station Conection, y yo que ya había comprado mi boleto. Já. Madre ya está haciendo ponche desde el inicio de la semana. Y es que somos bien fans. Encontramos unas tortas de carne al pastor en el Zócalo hiper chingonas. Las combinamos a la perfección con una Coca Cola fría y un jugo de naranja. Sí, hace frío. Sí, estoy enamorado. Sí, hemos trabajado un chingo y estamos muy cansados. Sí, me urge tener GOW III en mis manos. No, no he visto The Walking Dead. Y no, tampoco sé que haré mañana. Necesito recoger mi habitación. Y también un HDD nuevo. ¿Quién quiere prestarme su Castlevania: LS, MGS4 o Soul Calibur 4 para la consola que sea? Coopel… yo nunca he ido a comprar a una de esas tiendas y eso no me hace diferente a nadie. Por primera vez tengo ganas de ver una putiza de box por televisión. Según ustedes, ¿quién es mejor amante? ¿el cine o la música? Que pendejo se me hace “honrar” u “homenajear” a alguien como Germán Dehesa y Carlos Monsiváis en una ofrenda. Ellos son más grandes que eso, se merecen más. No digo que esté mal la tradición, de hecho yo la amo, pero prefiero recordarlos escribiendo un texto con su influencia (enorme influencia) que ver fotos de ellos en el patio de la Universidad ¿a quién putas se le ocurrió? Caminé del Toreo de Cuatro Caminos a mi casa después de casi un año de no hacerlo. Una hora y media de puro Rock & Roll. No vi Back To The Future en el cine y voy a compensar ese vacío emocional comprando el carrito de Edición Limitada que salió recientemente. Me gustan los cambios. Me gusta el agua de horchata. Tengo que ir a la biblioteca. En una semana y media me liberan mi servicio social. (Para este punto, una de dos, o se están cagando de risa o ya me están mentando la madre por el aburrimiento). Horacio Villalobos está en TV abierta. Esa es una señal del Apocalipsis. Seguro les siguen los pendejos de Miembros al aire. Este fin de semana hay puente. La economía del país (dicen los ciudadanos) está mal. Ah, pero todos vamos a disfrutar de un puentezaso saliendo de la ciudad, poniéndonos bien pedos y gastando mucho. Y hay una cosa más, pero esa aún no se las comparto. Sólo puedo decir: que feliz estoy.

 

La hora del rant con Mockito.

Publicado: 6 de octubre de 2010 en Día, General, Mi vida, Nada importante

1.- Miren, es en serio. Esa imagen del “típico mexicano” que tienen en el extranjero de las personas oriundas de este país, no es nada más porque sí. Les aseguro que no fue a la de “esos güeyes me caen mal. Ya sé, vamos a decir a los demás que son huevones, conformistas, valemadristas, inmaduros y bastante mediocres”. Esas afirmaciones no nacieron de la imaginación de nadie, se los juro por ésta.

2.- Ya lo he repetido varias veces, pero una verdad absoluta es que en México sí hay música chingona (muy raro que yo diga algo así). Hay mucho talento, se hacen buenas producciones, y sobretodo, sí hay innovación. Pero de eso a que las personas se conformen con Maná, Alejando Fernández, PXNDX (jajaja), Fernando Delgadillo y Tijuana No, es otra cosa. Yo respeto gustos, cada quien el suyo. Sólo digo que sean más abiertos, porque se están perdiendo de algo maravilloso en el ámbito musical que de entrada, es muy superior a los güeyes que ya mencioné.

3.- Sustituir la letra “q” por la letra “k”, no es ta sexy, cagado, original, cute, entendible, gracioso y visualmente agradable como se cree, eh.

4.- ¿Son de los que van al cine y siempre prefieren ver una película mexicana antes que cualquier cosa sólo por que es “nacional” y apoyar al cine de este país? Dejen de hacer eso, les aseguro que al salir de la sala están miente y miente madres por lo malo de la cinta. Ah, pero se justifican diciendo “am… pero estuvo cagada, dicen muchas groserías y eso me dio risa. Además, cuando cogen está chido. Además, Carmen Salinas se parece a mi abuelita. Además, ¡sale La Condesa! una vez pasé por ahí. Además, Bruno Bichir no está tan mal. ¡Qué buena película, por eso apoyo al cine mexicano!”. Resumí los últimos 20 años del cine de esté país en unas cuántas líneas. ¿No les aburre eso?

5.- Como en los puestos de comida de cualquier estación del metro: mientras más gente, más mierda. Lo mismo pasa en Twitter. Por eso me encanta seguir a sólo 102 personas, de los cuales, mínimo 10 son bots.

6.- No me preguntes cosas que en primera deberías preguntarte a ti, porque en una de esas te puedo responder y te va a doler hasta  cola.

Fin.

2.

Publicado: 24 de septiembre de 2010 en Ficción, General, Mi vida, Nada importante, Nerd, Noche, Pasado, Reboot

Siempre he tenido miedo de la gente. A veces, hasta prefería quedarme en casa y no salir a jugar. Aunque, no lo voy a negar, muchas de las veces que me asomaba por las ventanas de mi casa para ver a los demás niños jugar, los veía con cierto recelo. Prefería quedarme a ver televisión. Power Rangers, lunes a viernes, ocho de la noche. Sólo por canal cinco. De los Power Rangers, en aquél entonces, yo era el azul.

Me quedaba a jugar los fines de semana en casa. Mientras Padre y Madre trabajaban, yo rescataba a Ann Darrow de las manos de un simio gigante mientras Jack Driscoll recorría una selva llena de peligrosos animales salvajes. Morían como 10 o 15 hombres que lo acompañaban, pero siempre lograba su cometido. Numerosas ocasiones, Godzilla decidía cruzar el Oceáno Pacífico para destruir y desmadrar toda la Ciudad de México. La Basílica, la Torre Latinoaméricana, el Toreo. El Estadio Azteca, por supuesto. Al final siempre era asesinado por el ejército mexicano, pero eso no le quitaba el placer de haber hecho mierda al DF.

Los vecinos de la parte trasera de la casa no existían. Sólo una casa vieja y abandonada. Apenas una pequeña barda de 1.05 metros separaba un terreno del otro.

Obviamente, en la escuela no trabajaba en equipo. Siempre quize crear un estudio personal en el patio de la casa. Muy cerca de la barda que separa a ambos terrenos. Una tabla vieja y sucia, 12 tabiques para crear las patas de la mesa, otros 6 para crear un sillón hecho de piedra y un mantel para cubrir la tabla y poner mis libros y todo aquello que solía utilizar en la escuela. Construir un estudio es más fácil de lo que parece.

Me pusé a leer una tarde en mi propio y privado estudio después de haber sido regañado. Hasta donde recuerdo, mis regaños siempre eran injustificados. Corazón: diaro de un niño. A pesar de que disfrutré  el libro, siempre supe que el niño que contaba la historia era gay. Seguramente ahora lo es oficialmente después de haber sufrido una serie de rechazos por parte de la sociedad y blah, blah, blah, eso no me importa. Tenía que hacer mi tarea que constaba en responder la pregunta¿Qué me gustó del libro y qué no?.

La respuesta era muy sencilla: nada relevante. Pero ya tenía por entendido que una respuesta así no era válida. Terminé de leer el libro. Miré al cielo y las nubes se movían con extrema lentitud. El aire era fresco en pequeñas proporciones. Escuché un ruido del otro lado de la barda, pero me interesó tanto como me interesa que el Power Ranger Azul ahora sea homosexual. Sin embargo, mantuve mi mirada hacía el borde de la barda como esperando a que algo saltara de ahí.

De repente, una cabeza pequeña y curiosa comenzó a emergir detrás de la barda. Yo mantenía mi reserva y me sentía invadido. Ya saben, tenía el gesto de “arrugarlafrenteyfijarlamirada” que suelo hacer cada vez que estoy a punto de cuestionar algo o no estoy entendiendo lo que sucede.

Era una niña. Misma edad que yo. Más chaparrita que yo. Igual de inocente que yo. Bonita, más que yo. Inteligente, más que… sí. Cual perro guardián, estaba a punto de ladrarle para que se alejara. De repente, hola. Me dijo hola y escuché esa voz. Fue una voz que no esperaba. Si hubiese escuchado otra voz, enseguida me hubiese lanzado sobre ella y la hubiese mordido por haber invadido mi propio y privado estudio. Esa voz. Hermosa. No hice nada, ni siquiera presionar  start y desbloqué 50 gamerpoints. Como si me la pasára en Twitter escribiendo grocerías y de repente, la notificación:xxxxxxxxxxxxx is now following your tweets. Esa sensación de descubrir quien leerá tus mensajes de ahora en adelante y entrar a su perfil para saber de quién se trata. Entrás a su perfil y madres, tiene candadito y es privado. Lo dudas por tres segundos y decides presionar send request. Ammm… hola, dijo de nuevo, me había quedado pasmado. Ese segundo hola fue el confirmed para poder ver su perfil y me saltó otro logro. 100 GP.

En sus ojos oscuros, pero lindos, pude leer sus últimos updates: coherencia, inteligencia, tolerancia, respeto, solidaridad, comprensión y sobre todo, amor. Mucho amor. Amor en cantidades oceánicas. Por primera vez, me sentí normal, sin temor a alguien que no conocía.

-Ehhh… hola, contesté.

-¿Qué haces?, preguntó al mismo tiempo que acomodaba sus brazos encima de la barda para ponerse cómoda.

-Nada, tarea. Pero creo que no la voy a hacer. Madre me regañó y estoy un poco triste.

-¿De qué va? Tal vez podría ayudarte…

Jó, pensé.

-Escribir que qué me gusto y qué no de este libro.

Me levanté de mi sillón construido de tabiques y le pasé el libro. Raro, yo jamás había dado o prestado algo como un libro a alguien más. Ella estiró su brazo. Entonces vi algo que me llamó la atención: una pulsera color anaranjado con una tetera color verde como adorno. Órale, yo quiero una de esas, me dije a mi mismo. Tomó el libro, lo examinó, y me dijo:

-A ver, pásame tu cuaderno y préstame un lápiz.

Y con esa voz, ¿quién podría negarse?

Le pasé ambas cosas y de repente se bajó de la barda. Me asomé hacía el otro lado y allí estaba, recargada escribiendo quién sabe qué. 5 minutos después me regresó mí cuaderno con 20 reglones de letras que había escrito en un tiempo récord.

-Listo, terminé tu tarea.

Tomé mi cuaderno y lo puse en mi mesa, ni siquiera leí lo que había escrito. Desarmé mi sillón de tabique he hice una escalera para poder estar a la altura de ella y de la barda. Já, cuando me acerqué a ella descubrí que olía a dulces. DULCES. Como cuando vas a una confitería y tienes los mejores sabores y olores de todo el universo juntos en un sólo lugar.

Comenzamos a platicar. Cómo te llamas, cómo llegaste aquí, qué te gusta hacer, qué te gusta comer, qué haces en tu tiempo libre, cuál es tu película favorita, qué música escuchas, qué amas y qué odias de la vida. No te creo.

La noche comenzó a llegar y nos despedimos. Adiós. Adiós. Me fui a dormir. Al día siguiente me desperté asustado: puta madre, ¡no hice la tarea! Ajá, me levanté pesando que aquella mujercita no era más que un sueño. Fui por mi cuaderno y ahí estaba la prueba contundente: ¿Qué me gustó y qué no me gustó del libro? con una letra que obviamente no era mía pero la profesora no se daría cuenta.

Jamás había deseado salir tanto de la escuela para llegar a casa y comprobar que ella era real.

Estuve en mi propio y privado estudio esperando. Yeah, después de poco tiempo llegó y nuevamente platicamos. Cómo te fue hoy, qué te gusta beber, qué te gusta leer, quién es tu autor favorito, qué programa de televisión te gusta más.

-¿Power Rangers? Es que no hay una Ranger anaranjada, sino sería esa.

Noche. Frío. Adiós, adiós. Ese día, su pulsera había cambiado: ahora era verde con un mandarina como adorno. A partir de ese momento, lo nuestro se volvío una costumbre. Cada vez más importante y profunda debido a la complejidad de nuestras respuestas a cada pregunta que nos haciamos o que incluso no haciamos pero sí lo contábamos.

Cómo es y cómo funciona el menstruar para una mujer. Qué se siente que un hombre beba alcohol, o bueno, pierda el control por cualquier tipo de sustancia. Eso es el sexo oral y es bien rico. Me enamoré de un amigo. Me enamoré de una compañera de clase. Murió mi abuelo. Yo me siento muerto. Tengo asma. Yo tengo idiotez, tengo que confirmar que sea una enfermedad. Soy muy tímida. ¿Uh?. Me quiero ir a vivir a Andorra. Me quiero ir a vivir a Pandora. Me enamoré de otro amigo. Yo estoy con alguien pero no estoy enamorado, meh. Ya no estoy enamorada. Sigo enamorado de mi compañera de clases. Estoy cansada. Estoy borracho. Tengo sueño. Tengo hambre. La A, la J y la A. La E, la E y la E. Me gusta tomar fotos. Me gusta escribir. Non je ne regrette rienGrandes Ligas. Alice in Wonderland. Fight Club. Silvio Rodriguez. Akil Ammar. Charles Bukowski. Stan Lee. The Beatles. The Beatles. Radiohead. Radiohead. Yeah, Yeah, Yeahs. Yeah, Yeah, Yeahs. Ya salí de vacaciones de la escuela. Yo entro a clases mañana. Quiero una cerveza y quiero fumar. No, tienes asma. Quiero una cerveza. Ok, existen hasta de sabores, incluye chocolate. Anaranjado. Negro. Verde. Negro. La trova. El rap. Fui a ver Inception. No, gracias. Tim Burton mola. Tim Burton es un pendejo. Ya, alejate de ella. Lo voy a intentar. Voy ir a tu casa. Bien. Bien. Voy ir yo primero a tu casa. Llámame. Ya, ahora llámame tú. Menso. Lo sé. Odio mi cabello, me quedó horrible. Claro que no, a mí me encanta. Estoy gorda. Jajajá, no. Te lo dije. Gracias por el madrazo. Soy real. Aún lo sigo dudando. De verdad, soy real. Ammm… bien, te creeré. Teatro. Cine. Libra. Libra. Fromm y Freud. No, una pelea en Las Vegas entre ellos dos a ver quién gana. ¡Pucha!. Ejém, esa palabra para mí significa otra cosa. Causa noble y justa. Oye, eso es una mentira. Lo sé, sólo es un decir. Sí, claro. Mis hermanas. Mis padres. Jean- Luc Godard. Jean- Luc Godard. Buenos días. Ya llegué. Mira esta foto. Lee este texto. ¡Qué bien escribes!. Ese texto no es mío. Já, soy nueve días mayor que tú. ¿Así? Pues… pues… ammm… olvídalo. Iré de shopping. Bien, te veo en el mall. Ajá, como si eso fuese a ser verdad. Yo sólo decía. Post llamado “r.”. Albúm de fotos titulado “Cosas que presumirle a xxxxxxxx”. B.L.O.G. B.L.O.G. Nerd. Patán. Geek. Idiota. Friki. Alcoholico. Tengo trabajo. Te extraño. Yo también. Nos vemos más tarde.

Y así sin más, hasta lograr el necesario y expresivo Te quiero. Te quiero. Yo también. Crecimos. Ella es muy importante para mí. No sé si yo lo soy para ella.

Mi propio y privado “yo” en forma y discurso femenino. Jeva. Siempre nos citamos para poder hablar. Basta con pegar un post-it del lado de la barda del otro. Yo pongo negros, obviamente. Ella, anaranjados o verdes. Esa es nuestra batiseñal. Mi hermana. Si murieran los demás Power Rangers, sólo quedaría el azul y aparecería una color anaranjada. Viviremos en Andorra, con las respectiva persona que queremos a nuestro lado. Comeremos dulces. Tomaremos cerveza de chocolate mientras escuchamos Fake Plastic Tree.

El hombre siempre tendrá una desventaja ante las jevas: ellas sí tienen el super poder de leer las mentes.

Desde que la conocí, perdí el miedo a la gente.

-Este texto está dedicado a Eva Teruel y su cumpleaños número 21. Gracias, Eva.

1.

Publicado: 21 de septiembre de 2010 en Cine, Día, Ficción, General, Mi vida, Nada importante, Noche, Pasado, Reboot

Romperse la madre contra alguien por amor ha de ser bien bonito. Eso pienso yo. Desde la preparatoria, principalmente.

Flashback:

EXT. ESTACIONAMIENTO DE PREPARATORIA – DÍA

Sentado en la banqueta junto con un grupo de amigos, observo como el cabrón que más odio besa a la jeva que amo y están a escasos 15 metros de mí. Ella está tirada en el suelo y él encima de ella. Me levanto con mis amigos tras de mí sabiendo que es lo que yo haría y tratando de detenerme. Llegó hasta el güey y la jeva. Le quito a ese puto de encima y comienzo a golpearlo sin parar. Ella trata de detenerme mientras mis amigos sólo observan.

JEVA

¡No, no, no lo pegues!

Me detengo de golpear al pendejo, volteo hacía ella con mirada de resentimiento.

YO. (Levantando el dedo pulgar)

Y quiero que sepas que no es por ti, por que si fuera por ti, lo mataría, y en este momento sólo quiero madrearlo. Ella se no dice ni hace nada más.

-Al parecer, las cosas que estoy escribiendo últimamente han sido del gusto de varios. Así que seguiré transcribiendo aquellas cosas que rondan mi mente los últimos 33 días. Si son sueños, ideas, historias de ficción, o simplemente porquerías, lo dejo a su consideración.